¿TE SIENTES ATRAPADO EN PENSAMIENTOS CATASTRÓFICOS?: APRENDAMOS A ROMPER ESE CICLO.

Vivir con pensamientos catastróficos puede convertir tu día a día en una montaña rusa emocional. ¿Alguna vez te has sentido abrumado por pensamientos negativos sobre el futuro?, ¿Te preocupas constantemente por lo que podría salir mal?…

¿Qué son los pensamientos catastróficos?

Los pensamientos catastróficos son pensamientos negativos y exagerados sobre el futuro. Pueden ser sobre cualquier cosa, desde la conversación delicada que planeas tener con tu pareja, hasta el resultado que te darán sobre los análisis que te has hecho. Estos pensamientos pueden llevarte a un bucle mental muy angustioso, empañado por el estrés, la ansiedad o el miedo, dificultando que puedas disfrutar de la vida.

Si estás luchando contra los pensamientos catastróficos, recuerda que no estás solo, hay muchas personas que experimentan este problema. También hay muchas cosas, herramientas y técnicas, que puedes poner en práctica para evitar hacerle daño a tu salud mental.

Reconoce tus pensamientos catastróficos

El primer paso para superar los pensamientos catastróficos es reconocerlos cuando los tienes.

Vigila el uso que haces de palabras como “nunca”, “siempre”, “todo”, “nada”. A menudo son afirmaciones extremas que no suelen ser del todo ciertas.

Presta atención al uso que haces de las generalizaciones, suelen señalar un suceso negativo como si fuera una regla universal.

Ejemplos comunes:

“Si fallo en esto, mi vida será un desastre total.”

“Nunca superaré esta situación, todo está perdido.”

“Si alguien me critica, significa que soy un completo fracaso.”

Desafía tus pensamientos para proteger tu salud mental

Una vez que hayas reconocido tus pensamientos catastróficos, es hora de desafiarlos con algunas preguntas. Cuando te encuentres pensando en algo que podría salir mal, pregúntate:

• ¿Es este pensamiento realista?

• ¿Hay alguna evidencia que apoye este pensamiento?

• ¿Estoy exagerando la situación aunque solo sea un poco?

• ¿Qué es lo peor que podría pasar?

• ¿Podría manejar esa situación?

• ¿Hay algo que pueda hacer para reducir la probabilidad de que suceda lo peor?

Cómo Romper el Ciclo:

Cuando hayas conseguido tenerlos identificados, intenta encontrar una evidencia que los respalde con éstas preguntas:

• ¿Cuánto de lo que estoy pensando es realmente probable que suceda?

• ¿Para qué estoy pensando así?

• ¿Qué tiene de bueno pensar así?

• ¿Qué tiene de malo pensar lo que estoy pensando?

• ¿Qué es lo que yo puedo controlar de aquello que me está pasando?

• ¿Qué es aquello que escapa de mi control ante esta situación?

Practica el Pensamiento Realista

Se trata de que sustituyas los pensamientos catastróficos por afirmaciones realistas. Por ejemplo, reemplaza “Todo está perdido” con “Esto es difícil, pero podré manejarlo paso a paso”.

¿Te das cuenta como puedes hacer uso de afirmaciones realistas que evitarán que sientas miedo, ansiedad o estrés?. 

Concéntrate en el presente

Perdemos mucho tiempo y energías pensando en lo que sucedió y ya no tiene solución, o en lo que pasará que es algo que no podemos controlar.

En su lugar, concéntrate en el presente y en lo que si está de tu mano controlar, te aseguro que tu salud mental te lo agradecerá

Busca ayuda profesional

Si los pensamientos catastróficos están interfiriendo con tu vida diaria, es importante buscar ayuda profesional. Yo podría ayudarte a comprender la raíz de tus pensamientos y a que puedas desarrollar estrategias para éstos no te impidan disfrutar de la vida.

Puedes contactar conmigo aquí para reservar tu primera cita. Nos servirá para conocernos, tú me cuentas cómo te sientes y yo te cuento cómo trabajo, es gratuita y sin compromiso.

Te dejo algunas recomendaciones para que puedas romper el ciclo de los pensamientos catastróficos:

• Practica la atención plena: La atención plena es una práctica que te ayuda a centrarte en el presente y a dejar ir los pensamientos negativos.

• Cuida de ti mismo: Cuando estás bien descansado, bien alimentado y ejercitado, es menos probable que te sientas ansioso o estresado.

• Busca apoyo social: Hablar con tus amigos, familiares o con un especialista que pueda ayudar a sentirte menos solo y abrumado.

Romper el ciclo de pensamientos catastróficos lleva tiempo y práctica, pero es una habilidad que todos podemos desarrollar.

La próxima vez que te encuentres en esa espiral negativa, recuerda que hay maneras de desactivarla y encontrar un equilibrio emocional. ¡La clave está en desafiar esos pensamientos y reemplazarlos por otra perspectiva que sea más realista!

Hoy me despido de ti con una reflexión sobre este tipo de pensamientos, pincha aquí para ver el vídeo. Si este tipo de pensamientos no los has tenido tú, es muy probable que conozcas a alguien que te haya compartido algo muy similar, envíale mi vídeo si crees que podría ayudarle.

 

“El estrés no viene tanto por lo que haces, sino por lo que piensas”

 

Gracias por seguir aquí conmigo, acompañándome en mi propio proceso de crecimiento personal y profesional.

Un abrazo fuerte y hasta la próxima!!

Vane

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋
Muchas gracias por ponerte en contacto conmigo. Cuéntame un poco tu historia para ver cómo puedo ayudarte de la mejor manera y te contestaré lo antes posible!