fbpx
VANESA VILLEGAS, COACH PERSONAL & PAREJAS

Cómo podrías mejorar tus condiciones de vida

Existen verdades incómodas que nadie quiere escuchar pero, por el hecho de no escucharlas no vamos a hacer que desaparezcan.

¿Te sientes insatisfecho con tu vida?, ¿estás deseando que llegue el fin de semana para tirarte en el sofá y hacer «lo de siempre»?, ¿sientes que tu vida no te llena o que falta algo en ella?, ¿te planteas si verdaderamente existe la felicidad?

Hoy quisiera animaros a evaluar cada decisión importante, a poner foco en aquellas decisiones que impliquen cambios en la vida, que marcarán el rumbo de vuestro futuro en una u otra dirección.

No podemos retroceder en el tiempo ni lamentarnos después, desafortunadamente no traerá la solución a nuestros problemas.

Solo tenemos una vida, lo único que tenemos es el presente, la vida está pasando ahora; por tanto, tus decisiones sean buenas o malas tienen sus consecuencias.

Es importante ver con claridad que, el hecho de no ser proactivo en lo que a tu vida y a tu futuro se refiere, unido a la pereza no hará que las cosas sucedan.

Si esperas que las cosas cambien como por arte de magia para ti, sin buscar qué es lo que quieres en tu vida para alcanzar tu propio bienestar, no vivirás bajo tus criterios y serán la sociedad y tu entorno más cercano los que decidan por ti.

Para ello, tus mejores aliados serán la fuerza de voluntad, la constancia y la determinación.

Dedicar un tiempo a averiguar qué es lo que te motiva, para poder desarrollar tus habilidades y capacidades a la hora de enfrentarte a nuevos retos que la vida tra consigo, es una de las claves.

Las nuevas tecnologías sirven para algo más que para entretenernos. Si empiezas a buscar, tal vez encuentres todo tipo de manuales gratuitos y formación a un coste adaptado a tu presupuesto que te ayude a decidir cuál es tu propósito.

Es cierto que las oportunidades no son las mismas ni las mejores para todos, más bien llegan por azar. Lo único que esta en tus manos será esforzarte y aprovechar lo mucho o poco que tengas para conseguir lo que sea que quieras, estará solo en ti mejorar tus condiciones de vida.

Cuando mecánicamente acomodas los hechos con el objetivo de crear una convincente explicación para tapar tus errores, a sabiendas de que no es verdad.

Sin darte apenas cuenta, estarás creando este hábito de justificar todo lo que te pasa y no tomarás responsabilidad hacia lo que te sucede.

Con el paso del tiempo seguirás creyendo y reafirmando que tu mala suerte se debe a causas externas alejadas de ti.

Por tanto, cuanto más sincero seas contigo mismo más rápido tomarás el control de tu vida.

La mayoría de las personas terminarán llevando una vida rutinaria.

Nos olvidamos con frecuencia de los sueños y el entusiasmo que tuvimos en nuestra infancia por querer aprender, por conseguir esto o aquell.

Llegados a la edad adulta, todo cambia debido a que no solemos esforzarnos para que aquellos sueños se cumplan.

En lugar de eso, optamos por tomar caminos y decisiones asentadas desde la seguridad y la certeza. Hasta que llega un día tras otro, en el que sientes así:

«No tengo ilusión por nada, no soy feliz con mi vida, mi vida necesita un cambio, no tengo ninguna motivación personal…»

Madurar no significa llevar la vida que te ha tocado, sino hacer las cosas con un propósito; tener la capacidad y la valentía de decidir qué es lo que quieres hacer con ella.

Si esta idea te ronda la cabeza, has de hacerte preguntas y hablar contigo mismo:

¿Qué es lo que verdaderamente quiero hacer con mi vida?

¿Cuál es mi verdadera motivación personal?… Busca la respuesta, pues será lo que te impulse y la brújula que guiará tu camino.

Para ello, ten bien definidos tus valores que no es otra cosa que tus prioridades;

¿Qué es aquello que es necesario para ti?

¿Y aquello indispensable para tu bienestar personal individual?

¿Y en lo que inviertes el tiempo y mientras lo haces, se escapa como granos de arena entre tus dedos?.

Y, por último, diseña un plan de acción bien definido para ti, teniendo en cuenta tanto tú disponibilidad, como tú circunstancia.

De esta manera, podrás tomar decisiones que te lleven a vivir una vida mejor y más satisfactoria para ti, desde la alineación precisamente con tus propios valores; únicos y personales.

Mi conclusión es que, solo cuando estés verdaderamente comprometido con tu futuro, será cuando ese niño que fuiste, se sentirá orgulloso del adulto que eres ahora.

Aprovecho la ocasión de que estas aquí, para invitarte a descubrir mis programas: Personal, Autoconocimiento y Pareja.

Compárteme en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! ¿En qué puedo ayudarte?