VANESA VILLEGAS, COACH PERSONAL & PAREJAS

No supongas en caso de duda, mejor pregunta

¿Te ha ocurrido alguna vez que has desaprobado la respuesta que alguien te ha dado y te has sentido muy triste por ello?

¿Esperabas que hiciera o dijera algo concreto y no ha sido así?

Por poner un ejemplo: ¿Has tenido la certeza de que «mi pareja siempre me echa la culpa de todo»?

En este artículo te voy a contar la importancia de no dejarte llevar por tus suposiciones ya que, de lo contrario es importante que sepas que, pueden llegar a desestabilizarte tus relaciones con tu entorno más cercano.

Es importante conocer a fondo lo que significan las suposiciones y el resto de deducciones similares para que veamos que, a veces, podrían jugarnos malas pasadas sin apenas darnos cuenta de ello

Un sesgo oculto muy común en las situaciones que he descrito al inicio, son los resultados que obtenemos por su puesta en marcha.

Sin duda, nuestras propias interpretaciones, convicciones, certezas y juicios pueden hacernos cosechar resultados muy poco satisfactorios.

En consecuencia, puede verse alterado nuestro comportamiento y cada una de las respuestas que damos a los demás obstaculizándose así, la fluidez y serenidad en nuestras relaciones y todo ello puede suceder si desconocemos que están ahí, en nuestra mente.

Los juicios son opiniones razonadas que solemos formarnos sobre una persona o una cosa.

En ocasiones, son meramente opiniones razonadas pero por nosotros únicamente

Además, se nos olvida que quien tenemos a nuestro lado no tiene porqué opinar ni razonar de igual manera.

Las interpretaciones son los determinados significados que cada uno de nosotros atribuimos a algo o a alguien.

En definitiva son solo «nuestros significados», no son «significados universales».

Las certezas son aquellos conocimientos seguros y claros que tenemos sobre algo o alguien pero, también sucede que las certezas las damos por verdaderas sin haber verificado apenas nada de lo que damos por cierto.

Las convicciones son esa especie de seguridad que tienes de la verdad de lo que piensas o sientes.

Pasamos por alto con frecuencia, que lo que pensamos o sentimos no tiene porqué ser la verdad

«Debo respetar las opiniones de los demás incluso si no estoy de acuerdo con ellas» (Nathaniel Branden)

Las emociones son las encargadas de empujarnos o detenernos a hacer algo y nacen de situaciones concretas o al recordar acontecimientos vividos en el pasado.

La suposición, podría generar en nosotros una emoción de gran intensidad en función de cuál sea precisamente nuestra conclusión o juicio sobre lo que está ocurriendo o sobre cómo alguien nos responde.

«No creas todo lo que piensas, los pensamientos son solo eso, pensamientos» (Allan Lokos)

LLegados a este punto es magnífico PREGUNTAR: pedir a una persona cierta información

Más bien, si te das cuenta es una herramienta muy útil si lo que pretendes es llegar a comprender el modo de actuar de alguien que te importa al percibir un comportamiento poco razonable y que te afecta en cierta manera.

Es muy importante darnos cuenta de que la suposición, en cambio, es una idea o juicio que «se supone» cierto, verdadero o real.

Finalmente concluyo que suponer solo nos crea problemas que además, solo existen en nuestros pensamientos.

Aprovecho la ocasión de que estas aquí, para invitarte a descubrir mis programas: Personal, Autoconocimiento y Pareja.

P.D: Estás invitado a dejar tus comentarios

Compárteme en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! ¿En qué puedo ayudarte?