VANESA VILLEGAS, COACH PERSONAL & PAREJAS

No tienes lo que mereces, tienes lo que escoges

¿Conoces a alguien que no hace más que quejarse y sin embargo no actúa en consecuencia?

Todos antes o después nos cruzaremos con personas así en nuestra vida, aquellas que adoptan el papel de víctima y encuentran ahí su cobijo.

El ser humano a veces, tiene la mala costumbre de quejarse cuando vive una situación repetidamente que le disgusta, y de no hacer nada al respecto.

Mientras que, siempre hay una dirección que podemos tomar para mejorar o cambiar las cosas que dependen de nosotros.

Siempre podemos cambiar el enfoque que le estamos dando a una determinada situación

Del mismo modo, siempre se puede trabajar para que aquello, deje de afectarnos como lo esta haciendo.

Probablemente desahogarse sea un acto enormemente curativo y saludable y, además, produce un gran alivio poder explicarle a otra persona cómo nos estamos sintiendo ante determinada situación y cuáles son nuestras preocupaciones y necesidades en un momento dado.

Sin embargo, poder ver que desahogarnos una y otra vez no traerá la solución a nuestros problemas puede llegar a ser muy útil.

Hemos de recordar que todos y cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de elegir siempre qué hacer con lo que nos está pasando

«El destino es el que baraja las cartas, pero somos nosotros los que jugamos» (William Shakespeare)

Algunos de los sentimientos que detallo a continuación podrían ser los indicadores:

Me siento perdida, no tengo ilusión por nada, me siento triste y no sé cómo remediarlo, me siento mal conmigo mismo, estoy sin ganas, me siento nerviosa por dentro, estoy deprimida, me siento sola y vacía, me siento sola y triste…

Es conveniente empezar por tomar responsabilidad con tu vida y preguntarte: «¿Qué quiero hacer yo ahora?» para poder tener así, la capacidad de influir en dicha situación desde tu libertad de elección.

Cuando no haces nada, también estas decidiendo no hacer nada

Y cuando nada haces frente a una situación que te desagrada estas siendo poco responsable contigo mismo y con tu bienestar.

Hacer éste ejercicio de toma de consciencia y responsabilidad es un asunto prioritario

Porque nadie más puede hacerlo por ti y las consecuencias, tanto sean positivas como negativas recaerán también sobre ti.

«Usted es libre para hacer sus elecciones pero es prisionero de las consecuencias» (Pablo Neruda)

Pareciera que no dependiera de la voluntad de uno estar donde uno está, cuando, en la mayoría de los casos no es así y el primer paso para poder cambiarlo pasa por reconocerlo.

Porque como todos sabemos, solo se puede controlar aquello de lo que uno es consciente, aquello de lo que no soy consciente inevitablemente, me controlará a mí

La consciencia se define, en términos generales, como el conocimiento inmediato que tiene el ser humano de sí mismo, de sus actos y reflexiones.

«La consciencia es como el sol, cuando brilla sobre las cosas, éstas se transforman» (Thich Nhat)

La responsabilidad personal es la virtud de tomar una serie de decisiones de manera consciente desde la libertad de elección y de asumir las consecuencias de éstas.

«El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que siente el valor, de hacerse responsable de su propia existencia» (Víctor Frankl)

Aprovecho la ocasión de que estas aquí, para invitarte a descubrir mis programas: Personal, Autoconocimiento y Pareja.

P.D: Estás invitado a dejar tus comentarios

Compárteme en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! ¿En qué puedo ayudarte?