DE TI SE TRATA VANESA VILLEGAS, COACH PERSONAL & PAREJAS
VANESA VILLEGAS, COACH PERSONAL & PAREJAS

¿Por qué haces lo que haces cuando en realidad no quieres hacerlo?

Parece tan obvio pero no lo es, ¿verdad?. ¿A quién no le ha pasado que se propone cambiar algunos hábitos y un mes después se da cuenta de que se quedó en eso, en propuestas incumplidas?.

Racionalmente le das órdenes a tu cerebro pero no las obedece, como si existiera una gran distancia entre lo que quieres y lo que consigues.

Para comprender este comportamiento, podría ser interesante conocer las reglas que nuestro cerebro cumple escrupulosamente. Puede serte útil para verificar así, la causa que podría estar entorpeciendo a tu mente para el logro de tus objetivos.

Por ejemplo: «No consigo hacer ejercicio todos los días, me siento sin ganas»

1. Todo pensamiento o idea produce una reacción física

Todos los pensamientos afectan a todas las funciones del organismo.

Además, los que tienen un fuerte contenido emocional casi siempre alcanzan al inconsciente y una vez aceptadas estas ideas o pensamientos, continúan produciendo la misma reacción corporal una y otra vez cuando son pensadas.

Siguiendo con el ejemplo entonces, ¿Qué es lo que piensas realmente sobre el hecho de que tengas que hacer ejercicio todos los días?

2. Lo que se espera tiende a hacerse realidad

El cerebro y el sistema nervioso responden a imágenes mentales y estas imágenes formadas, se convierten en pautas fijas que el inconsciente utiliza puesto que, utiliza todos los medios de que dispone para funcionar por lo tanto, nos convertimos en lo que pensamos.

Preocuparse por ejemplo, es una forma de programar respuestas físicas que no deseamos y el inconsciente actúa para que se cumpla la situación representada en las imágenes.

Continuando con el ejemplo, ¿Esperas ser capaz de llevar a cabo tu propuesta o no?

3. La imaginación es más poderosa que el conocimiento

Por este motivo, algunas personas se precipitan a ciegas hacia actos o situaciones irracionales.

A menudo, estamos ciegos ante nuestros propios prejuicios, supersticiones o creencias irracionales.

Seguimos con el ejemplo, ¿Cuáles son tus expectativas futuras respecto a lo que te has propuesto?

4. No se puede estar de acuerdo y al mismo tiempo tener ideas opuestas

No se puede pensar al mismo tiempo, «puedo y no puedo». O piensas lo uno o piensas lo otro.

«Tanto si piensas que puedes como si piensas lo contrario para llevar a cabo tu propuesta, estás en lo cierto»

5. Una vez que una idea ha sido aceptada por la mente inconsciente permanece allí hasta que otra la reemplaza

Cuánto más tiempo permanece una idea, mayor es la resistencia a que se la reemplace por otra nueva idea.

Abordando de nuevo el ejemplo, ¿Durante cuánto tiempo has estado pensado que no ibas a ser capaz de llevarlo a cabo o que si ibas a serlo?

Finalmente, mi conclusión es que aceptes completamente que «sin esfuerzos no llegarán tus metas» y que para ello, tienes que poner a tu mente de tu lado.

Aprovecho la ocasión de que estas aquí, para invitarte a descubrir mis programas: Personal, Autoconocimiento y Pareja.

P.D: Estás invitado a dejar tus comentarios

Compárteme en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! ¿En qué puedo ayudarte?